Jueves 26 de Noviembre del 2020

Los mayas descendieron de un arbol

 

¿Lo ignoraba usted?

Por Fernanda Campos

 

En otra edición de Biblioteca Básica de Yucatan, nos presenta una recopilación de artículos de Alfredo Barrera Vásquez, que publicaba en el Diario del Sureste en 1943, de su columna titulada con el mismo nombre que esta obra: ¿lo ignoraba usted?. Este interesante escritor e investigador que dejo un legado cultural importante para Yucatán, y quién, según Bojorquez, sentó las bases para los estudios profesionales de las ciencias antropológicas en las diversas disciplinas y grados académicos.

Todos los artículos que trata Barrera son esencialmente curiosidades que rescata de sus investigaciones. Un aporte histórico, biológico, morfológico de la cultura yucateca. Del cual se tiene la intensión del infundir un sentimiento de unidad cultural y del cual se necesita estar orgullosos.

De los 83 artículos, 6 de ellos llamaron mi atención para explicar su contenido. Uno de ellos titulado Es muy curioso el fenómeno que puede observarse en el español de Yucatán consistente en la hispanización de algunos morfemas mayan que en parte son análogos a palabras españolas. A pesar del título largo, el aporte fonético de las palabras es muy importante. Ya que nos da información sobre que el verbo achocar, es una mezcla de la palabra maya chok´(embutir), el prefijo a y el sufijo ar. La cuál no está relacionada con el verbo del castellano achocar que significa “arrojar o tirar a algunos contra la pared”. ¿Lo sabía usted? ¿Sabía que una palabra maya se convino para formar un homónimo del castellano y que nada tuvo que ver su significado en castellano?

Otro artículo, de nombre los mayas iban teniendo nombres diferentes según su edad, estado y oficio, en el que nos cuenta que Fray Diego de Landa, aporta información acerca de los nombres que se le ponían a los mayas según su edad: dice, que los niños eran presentados al Ah kin o sacerdote que le ponía el nombre de toda su niñez y que duraba hasta que se bautizara. En su bautizo adoptaba el nombre del padre (posiblemente Landa se equivoco y puso el del padre en vez del de la madre) y que duraba hasta que se casara; donde finalmente se les ponía el nombre del padre y la madre. También adoptaban nombres por oficio o posición; y podían tener apodos o Ko´ko´Kaba. De estos últimos podemos decir que seguimos poniéndolos hasta nuestros días y que es parte de la herencia de nuestra cultura.

En El 30 de junio de 1846 coyó un diluvio en esta muy noble y muy leal ciudad, nos habla de una lluvia prolongada, casi un día entero, acaecida el 30 de julio del 1846 y la que causo estragos y miedo a la población yucateca que se asustó al ver el agua introducirse a sus casas.

En otro articulo con el titulo: Nuestro estado estuvo a punto de ser invadido por diez mil colonos africanos o asiáticos. Barrera nos cuenta que se hizo una petición a Maximiliano I de México, para establecer una empresa anónima, y meter en la península mil colonos africanos o asiáticos, todos con un pago adelantado, que iban a trabajar para la compañía. Pero que solo quedo en proyecto, por motivos desconocidos.

Los mayas creían descender de un árbol, un aporte más de nuestros orígenes mayas, en el que nos dice que la ceiba ha sido siempre un elemento con religiosidad entre los mayas, y relacionado popularmente con el lugar donde habita la X´tabay. Pero según Barrera “el significado religioso va perdiendo su claridad en las mentes nativas, aun cuando continúa siendo objeto de una ceremonia en las fiestas populares de algunos poblados indígenas”. Este sentido religioso, según los libros religiosos “la ceiba es el árbol de la vida que se alza en cada punto cardinal y en el centro de la creación, y sostiene los cielos. Y como para recalcar es importante, no ignorar, que la ceiba no solo es el árbol de la X´tabay, sino también por donde viene nuestro pasado, como el árbol de la vida.

En EL tulipán de Yucatán no es tulipán, es una malva, se explica lo errados que estamos al considerar nombres particulares a plantas o vegetales, que en realidad no lo son. Este articulo que nos lleva a la veracidad de que lo que consideramos como tulipán no lo es, “si no una malvácea del genero Hiuscus, Hibuscus o hibuscum, nombre latino del malvavisco”, es decir, pertenece a la familia de las Malváceas, muy diferente al tulipán verdadero que es una planta bulbosa, liliácea, de la cuál Holanda se enorgullece por su gran producción.

Todo esto, ¿lo ignoraba usted? Yo ignoraba que mi pronunciación de la v de vaca es errónea, y sin embargo lo consideré discutible.

Este tipo de producciones son necesarias, ya que la ignorancia, resaltada en la pregunta de Barrera, debería de ser motivo prioritario para entender, porque en algunos sectores se rechaza conocer nuestra cultura, porque la gente no se interesa por conocer más, o porque nos enajenamos de ella al no tener ese sentido de identidad cultural. A la pregunta ¿debería leerlo? Yo respondo ¿quieres que te sigan preguntando que si lo ignorabas?

 

Autor : Barrera Vásquez, Alfredo

Titulo: ¿Lo ignoraba usted?

Paginas totales:103

Edición 2009, Mérida Yucatán

Biblioteca Básica de Yucatán/ICY/SEP

 

Dec?logo del Periodista


No ceders a las ddivas, sobornos o amenazas sin que esto signifique que no mantengas buenas relaciones con quienes puedan darte informacin.

Las siete reglas de Paracelso sobre la vida


Desterrar absolutamente de tu nimo, por ms motivos que existan, toda idea de pesimismo, rencor, odio, tedio, tristeza, venganza y pobreza.

Nuestra Mision como medio informativo


La naturaleza humana es siempre la misma, y se alimenta de las mismas realidades y de los mismos fantasmas...

Inscribirse al boletín


 

Mapa del sitio

Opiniones

Las redes sociales son Vitrina de lo bueno y lo malo

Son espacios pblicos, vitrinas en las que la gente, las empresas y marcas se estn exponiendo y mostrando lo bueno que tienen (...). Se han convertido en espacios para la conversa...

Analisis

Servicios


Yucatán Informativo 2020. Todos los derechos reservados.