Martes 24 de Abril del 2018

LOS "DEBATES" QUE NO SON DEBATES!

Cargando...

Mayormente nublado
Max: Cargando...
Min: Cargando...

Tipo de cambio
Dólar: Cargando...
Euro: Cargando...

Contáctanos
¿Deseas aparecer aquí? Comuníquese al 9992-597606

La Falacia del llamado emprendedor y sus programas maravilla

Actualmente las políticas públicas gubernamentales utilizan el término emprendedor para presentar programas que ayudan a financiar los proyectos empresariales de jóvenes y adultos. Este tipo de acciones han creado una definición tergiversada sobre el término. A continuación vamos a recapitular y explicar qué es un emprendedor desde el campo de la investigación. El emprendedor se ha estudiado desde tres perspectivas: la económica, donde se explica la repercusión de la generación de empresas en la economía de un país; la psicológica o de los rasgos, la cual explica los rasgos de la personalidad de los emprendedores; y desde el proceso de la creación de empresas, donde se explica cómo y cuál es el proceso por el que pasa un emprendedor para conformar su negocio. Haciendo un estudio diacrónico, en un principio el término emprendedor no se usaba dentro del mundo de la empresarialidad, solo existían las empresas y los empresarios. Fue Richard Cantillon quien habló por primera vez del empresario en el primer tercio del siglo XVIII. Él redacta que el empresario toma un alto grado de riesgo el cual cobra por eso y otras cosas inherentes como la transportación del producto al lugar donde venderá haciendo que en la sociedad existan dos tipos de personas: el empresario y el asalariado, siendo el empresario quien toma el riesgo de obtener una ganancia incierta y el asalariado quien recibe un pago fijo por solo hacer bien su trabajo. Despues J.B Say en 1841, habla de los beneficios que obtiene una empresa al emplear en ella un capital. Presenta que el beneficiario es el empresario aunque éste haya puesto el capital de un préstamo, pues él asumió la responsabilidad de todas las oportunidades, buenas y malas de la producción. Casi un siglo después llegó Schumpeter, quien explica que el ser empresario es un momento entre la idea de generar un proyecto y la puesta en marcha de dicha idea. Cuando se generan las ideas para establecer un negocio se está siendo empresario y la ejecución de aquellas ideas para Schumpeter es la causa de dejar el papel de empresario para tomar el nuevo rol de operador. Fue Schumpeter quien verdaderamente estudia al empresario o emprendedor, Cantilllon y Say tan solo redactan algunos párrafos de dicho personaje. Después de Schumpeter aparecieron muchos teóricos que le dieron la justa valía al estudio del empresario y emprendedor desde la perspectiva de los rasgos o psicológica; la Doctora Leonor López, catedrática e investigadora de la UADY hace lo propio resumiendo este estudio con la siguiente tabla que presenta el perfil del emprendedor: Innovadores Necesidad de realización Líderes Locus interno de control Tomadores de riesgos moderados Confianza en sí mismos Independiente Implicación a largo plazo Creativo Tolerancia a la ambigüedad e incertidumbre Enérgicos Iniciativa Perseverantes Aprendizaje Originales Utilización de recursos Optimistas Sensibilidad hacia los otros Agresividad Orientados hacia los resultados Flexibles Tendencia a inspirar confianza Desenvueltos Dinero como medida de resultados Por último está el enfoque del emprendedor partiendo del proceso de creación de empresas. Kantis, autor de diversos estudios referentes al tema, en 2004 presenta un análisis del proceso emprendedor a la empresa, llamándole “el estudio de la empresarialidad”. En este estudio se presentan los momentos por los que pasa un emprendedor hasta poner su empresa. Después de presentar las tres posturas del emprendedor preguntémonos: ¿Por qué los gobiernos gastan los recursos públicos en programas que impulsen al emprendedor? Supongo que la respuesta está en el estudio económico; esto quiere decir que si cada día hay más personas generando empresas el país contaría con más empleos y eso estimularía a la economía nacional. Déjenme decirles que según el blog Vivoemprendiendo, el 90% de los proyectos empresariales impulsados por políticas públicas son improductivos, esto quiere decir que uno de cada diez proyectos se pone en marcha y no se cuentan los que sobreviven los cinco primeros años. Supongamos que todos los concursos de emprendimiento se van a fondo perdido, se estaría rompiendo con las teorizaciones de Cantillon, Say y Schumpeters, pues el riesgo del emprendedor no existiría y por consiguiente ya no se llamaría emprendedor; y si el dinero otorgado no es a fondo perdido en lugar de generar fuentes de empleos estos programas estarían generando más esclavos para los bancos, pues la deuda se tendrá que pagar de alguna manera u otra. Al leer esto muchos me dirán: Gabriel por lo mismo está el Instituto Yucateco de Emprendedores (IYEM), para darle seguimiento y apoyo a los nuevos empresarios. Si, lo entiendo muy bien asi como entiendo que muchas universidades tienen ese apoyo desde hace ya muchos años, tan solo quiero advertir lo siguiente: El entrar a un concurso de gobierno para cumplir tu sueño empresarial no te hace ser un emprendedor. Existen emprendedores que no quieren desarrollar un negocio, hay muchos que quieren cambiar sociedades, ayudar a los animales, borrar la huella de carbono, entre otras cosas y eso lo hacen a veces gastando de su propio dinero. La doctora López, lo señala muy bien al hablar sobre el espíritu emprendedor: “no se manifiesta únicamente en los individuos que desarrollan actividades empresariales, sino que también se encuentra presente en personas que realizan y ejecutan proyectos relacionados con otros campos, como la educación, el gobierno o esfuerzos sociales”. Ellos son más emprendedores que muchos que así se hacen llamar. Esas campañas de emprendedores que premian en base a “likes” son lo mismo que un show televisivo de artistas que premian con el aplauso del público. Basta de usar mi dinero para esas cosas, si se busca fomentar la participación empresarial basta con reducir el impuesto sobre la nómina, ISR, pagos al seguro social, quitar ese sistema burocrático para abrir un negocio ya que esos programas al parecer solo buscan endeudar y generar . Que sigan los programas de emprendimiento pero con una justa dirección y no los conviertan en shows mediáticos alejados de los estudios empresariales. Por eso #YoNoSoyEmprendedor, no como ellos me lo quieren vender, yo emprendo al escribir esto, mis amigos al abrir centros culturales donde presentan exposiciones, música, películas, generan diálogo, al irse a la selva para no contribuir a esta contaminación, #YoNoSoyEmprendedor por que no veo el dinero como la medida de mis resultados. Basta de inculcar la filosofía capitalista basada en la acumulación de bienes materiales. Si esto sigue así vaticino jóvenes endeudados y deprimidos. Esto tiene cura y se llama arte, filosofía, sociedad critica…#YoNoSoyEmprendedor. J. Gabriel Cabañas Marrufo

20 de Diciembre del 2015

 

Si Te Gusto Compartelo!!!

Imprimir    Enviar a un amigo

Le pedimos su opinión...


Mapa del sitio

Opiniones

La riqueza de Yucatan es su tierra

En Yucatán no hay minerales preciosos, no hay ríos, ni se tiene un clima paradisiaco, pero tiene una riqueza que ha sido explotada desde tiempos de la colonia, cuando desencantados...

Por Miguel II Hernández Madero

Servicios


Copyright © 2018 Yucatán Informativo. Todos los derechos reservados. Programado por Rodrigo Sevilla.